¿Cómo mejora la tecnología la experiencia de compra?
Cada vez vivimos en un mundo más digitalizado y tecnológico, esto está haciendo que cambie nuestra forma de vivir. La tecnología viene para facilitarnos la vida y está avanzando a pasos agigantados. Podemos decir que la digitalización del retail ha llegado. A pesar de esto, necesitamos un paralelismo entre las experiencias digitales y físicas. Todavía no podemos afrontar una experiencia 100% digital y queremos una integración de esta en el mundo físico. A los comercios cada vez les cuesta más diferenciarse, ya que ofrecen productos y servicios más similares. Por lo que una manera de tener una ventaja competitiva diferencial es subirse al tren de las nuevas tecnologías y aprovechar las oportunidades que ofrece para darle al consumidor la mejor experiencia de compra posible. Un ejemplo sería la Digital Store de Mediamarkt en Barcelona.  Ofrece a sus clientes una experiencia digital desde que entran en tienda pudiendo elegir las canciones que quieran escuchar y una vez elegidos los productos un robot va a buscarlos directamente al almacén. También las tiendas de ropa han incorporado nuevas tecnologías. Ayudan a mejorar la experiencia de compra de sus clientes actuando antes incluso de que se produzca la compra haciendo más fácil todo el proceso. Como el cambio de tallas sin necesidad de salir del probador o la combinación de las distintas prendas a través de un código. Esto incluso puede aumentar el consumo de las prendas al ofrecer diferentes combinaciones. Gestionar los productos con la tecnología más avanzada que existe hará que tu negocio optimice sus recursos. El consumidor cada vez valora más un trato personalizado y exclusivo. Es por ello que muchos comercios están incorporando nuevas tecnologías para hacerle al consumidor en tienda una mejor experiencia. Un ejemplo de ello es ticloud, la solución informática que permite el almacenamiento y gestión de los tickets de compra en la nube. Conoce todas las ventajas que ofrece tanto para comercios como para usuarios.  
Leer más
El emprendimiento en Andalucía contado por emprendedoras
Este 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer, y no se nos ocurre mejor ocasión para destacar el trabajo de las emprendedoras andaluzas. ¿Qué significa para ellas emprender? ¿Qué se necesita para subirse al tren del emprendimiento en Andalucía? Hemos hablado con Ana, Rocío, Remedios, Gádor, Luisa, Carolina y Andrea, siete emprendedoras de startups que forman parte de la familia de Andalucía Open Future. Siete inspiradoras historias de determinación, ilusión y coraje. El emprendimiento va muy ligado a las emociones. Emprender tiene que ver con la ilusión, la determinación, la confianza en uno mismo y en el proyecto, la pasión por el trabajo. Y tener esa idea que lo cambia todo. Porque todos vemos, pero está claro que no todos vemos lo mismo. Y eso es lo que tienen en común estas siete mujeres: supieron ver algo que todavía no había visto nadie. En AOF proporcionamos las herramientas para convertir en realidad esa visión.

En AOF siempre es el Día de la Mujer

«Para mí el emprendimiento está ligado a la libertad y a la independencia para tomar tus propias decisiones. Es también un ejercicio increíble para dar lo mejor de uno mismo y aportar algo positivo a la sociedad», nos cuenta Rocío Valenzuela, CEO de Hrider, startup que participó en AOF el año pasado. Para Ana Medina, CEO de Mingo Bioinformatics, actualmente en la Farola, «ser emprendedora es tener ilusión y determinación, y ser valiente. Se trata de confiar en tu idea, y estar dispuesta a aprender cada día de las personas que te rodean y de la experiencia, para ser capaz de llevar esa idea a cabo». No solo se es emprendedor en las horas de trabajo, sino que el emprendimiento es una especie de actitud, una forma de vida. Como nos cuenta Luisa Amate, CEO de Monkey’s Ideas Lab, «ser emprendedora me ayuda como persona a desarrollarme y a crecer, es el medio por el que yo me relaciono con el mundo, dando y recibiendo».

¿Y cómo se enciende la chispa del emprendimiento?

Los grandes proyectos comienzan con una idea, con esa luz que se enciende de repente y en la que, poco a poco, ya no se puede dejar de pensar. Hay motivaciones de todos los colores, pero casi todas tienen en común algo: un deseo de cambiar las cosas, de dar solución a un problema, de mejorar, en definitiva, la vida de todos. «Siempre he deseado hacer algo que aporte valor, que modifique conductas y que realmente sea una propuesta que haga cambiar a las personas», nos cuenta Carolina Marín, cofundadora y COO, además de directora de Marketing y Comunicación en Rentingfy. «Todo comienza en una idea, algo que te ronda por la cabeza. Pero es solo un pensamiento, algo intangible que quieres hacer realidad. Sabemos cómo empieza, pero no cómo acabará y la fórmula perfecta para que termine en éxito es una mezcla de ilusión, trabajo y persistencia», afirma Andrea Muñoz, de Ticloud, actualmente en la Farola. Una de las motivaciones más frecuentes en aquellos que se embarcan en el emprendimiento es la vocación de servicio público. «Mi decisión parte de la admiración que siempre he tenido hacia las personas que por sí mismas son capaces de generar nuevas oportunidades para ellos y para los demás», nos cuenta Rocío Valenzuela. «Tras adquirir aprendizaje previo a lo largo de mi carrera profesional y haber desarrollado las habilidades que me daban seguridad en mí misma, decidí que si admiraba a las personas que emprendían sus proyectos, yo debía ser consecuente y pasar también a la acción».  

Las ventajas del emprendimiento

Emprender es un verdadero reto para todo aquel que se atreve a sumergirse en él. Por el camino hacia el éxito pueden aparecer algunos obstáculos que hay que sortear con valentía, esfuerzo y confianza. Las ventajas, por otra parte, son muchas y muy motivadoras. Para empezar, la oportunidad de llevar a cabo y dedicar las horas a aquello que apasiona, como señala Ana Medina. «Lo mejor de iniciar un proyecto propio es la ilusión, la motivación, el entusiasmo, y sobre todo la libertad: trabajas con horarios más flexibles y en mi caso puedo organizarme según mis necesidades familiares», nos cuenta Luisa Amate, que afirma, sin embargo, que precisamente esta libertad puede suponer un inconveniente, cuando no se establecen límites horarios personales de dedicación a la startup. Trabajar para un proyecto propio, en el desarrollo y la ejecución de la idea que uno mismo has gestado proporciona una visión especial, que a veces no se tiene cuando se trabaja como empleado. Como nos explica Rocío Valenzuela, «en ocasiones, especialmente cuando trabajas para grandes empresas, puedes experimentar frustración cuando te encomiendan determinados trabajos que sabes desde el principio que no serán de utilidad para nadie. Si lideras tu propio proyecto eso nunca te ocurrirá. Todo esfuerzo tendrá una motivación clara para ti, con independencia de su resultado». En definitiva, ser dueño del proyecto, gestionar los esfuerzos para alcanzar aquello en lo que uno cree.

El reto de emprender en Andalucía

¿Qué hace falta para emprender en Andalucía? ¿Cuáles son los ingredientes para lanzar un proyecto? Carolina Marín nos da la receta: «se necesita una tonelada de paciencia, un camión de ilusión, y una gran tolerancia a la frustración». Gádor Espinosa, experta en concursos públicos en Portocarrero Tenders, añade unos cuantos ingredientes más a la receta del emprendimiento: «un poco de estupidez, mucha locura, poca vergüenza y algo de arrogancia». El cóctel emocional para cumplir los sueños.   Andalucía es una tierra en la que cada vez florece más el emprendimiento. Ana Medina subraya el papel de la capital malacitana: «Creo que el tejido empresarial de Málaga está muy afianzado y contamos con un gran crecimiento en este ámbito en la provincia, que supera la media de la comunidad andaluza e incluso la media nacional. En ese sentido, somos unos privilegiados ya que esto aumenta nuestras posibles redes de partners, inversores, clientes B2B, y hasta la relación y el aprendizaje de otros emprendedores y startups que han vivido casos de mucho éxito en nuestra ciudad». Otra de las provincias líderes en emprendimiento es Almería, referente en agricultura intensiva, en construcción de invernaderos y turismo, según Luisa Amate. También es destacable el caso de Sevilla, con un tejido empresarial potente. Sin embargo, para Carolina Marín, «en general la ciudadanía no es consciente de las empresas que hay y de cómo luchan cada día por seguir en el mercado y crecer cada año».

Las metas del emprendimiento

La meta para estas emprendedoras andaluzas no es un lugar, sino ser capaces de seguir andando. Gádor Espinosa se ve a sí misma «cercana a la locura» en unos años. «Me gustaría extrapolar el desarrollo a las subvenciones públicas y también a las proyectos de investigación para poner al alcance de todos, con facilidad y rapidez, las ayudas públicas y los nuevos desarrollos con los que las empresas puedan crecer rápidamente», nos cuenta. Remedios Fernández, de Portocarrero Tenders, subraya el papel de la mujer en el emprendimiento y en el mundo tecnológico: «me veo inspirando y empoderando a otras mujeres y jóvenes hacia el mundo tecnológico. Soy de las convencidas de que la tecnología no entiende de géneros, y que también nosotras debemos estar en él. Y que podemos desarrollar proyectos tecnológicos, programar, crear, etc.». Estas emprendedoras saben que el emprendimiento y el desarrollo de una empresa, para que verdaderamente funcione, tiene que venir acompañado de un crecimiento y desarrollo de las personas que la componen. Porque al final, una empresa es muchas cosas, pero sobre todo es una suma de personas. Como explica Andrea Muñoz, «es importante aprender y crecer paralelamente a tu proyecto. No significa que todos los días sean fáciles. Te caerás, pero también te levantarás y llevarás contigo un fuerte aprendizaje».
Leer más
«Nos ilusiona hacer algo y que perdure, queremos cambiar las formas y eliminar el papel». Entrevista a TiCloud
Álex es el CEO de TiCloud. Nos habla de su proyecto con la ilusión de quien empieza pero con la seguridad de quien sabe que lo está haciendo bien y que su idea saldrá adelante con éxito. No es de extrañar, se trata de una buena idea que ahorrará mucho dinero a los comercios, quebraderos de cabeza a los clientes y, por si fuera poco, contribuirá a la conservación del planeta. TiCloud es un proyecto que se acelera actualmente en La Farola. Tienen una beta a punto de salir al mercado y trabajan sin descanso para ello. Álex nos lo cuenta mejor.  

¿Cómo surgió la idea?

La necesidad surgió desde la óptica del usuario. A quién no le ha pasado alguna vez que ha ido a devolver un producto en garantía o cualquier situación de cambio o devolución y se le ha perdido el ticket, no lo tenía a mano o, incluso, muchas veces guardando el ticket físico, como es papel térmico, se puede quedar totalmente en blanco o negro y al final perdemos el ticket de compra, con lo que perdemos todos los derechos de esa compra. Así es como surgió la idea.  

¿Cómo definirías TiCloud?

Lo que queremos hacer es almacenar los tickets de compra que los usuarios los tengan siempre accesibles desde cualquier dispositivo con conexión a internet y, por otra parte, reducir los costes de las empresas a nivel de papel impreso, que al final supone un coste importante. Esto hace que contribuyamos a un mundo más verde eliminando todas esas toneladas de papel que se imprimen y se emiten a diario para que vayan al cubo de la basura.  

¿TiCloud tiene un tipo determinado de cliente? Por ejemplo, ¿es el que más compra?

No, al final nos dirigimos a cualquier empresa que emita un ticket en papel y que es susceptible de cambiarlo por nuestro sistema, y a cualquier usuario que realice compras y que quiera tener el ticket almacenado de forma segura y accesible.  

¿Son estos tickets compatibles con los comercios? ¿Tenéis primero que llegar a acuerdos con ellos?

Primero tenemos que cerrar acuerdos con los establecimientos para que se adhieran a nuestro sistema y que lo implementen en sus TPVs, porque nosotros lo que hemos creado es un estándar para que funciones en cualquier TPV con cualquier sistema de gestión, sin necesidad de ninguna actualización. Lo único que tienen que hacer es adherirse y nosotros le colocamos la impresora digital y, a partir de aquí, cualquier usuario acerca su móvil por NFC y se le transmite el ticket a la nube.  

¿En qué momentos estáis ahora mismo?

Estamos desarrollando toda la aplicación, la parte web, estamos en pruebas internas de varios comercios, estamos testando que funcione bien y no dé ningún problema, pero queremos ir un paso más allá y estamos desarrollando una versión en la que no es necesario que te descargues primero la aplicación de TiCloud para recibir el ticket. Es decir, primero recibes el ticket por NFC y luego, si quieres, pues ya te lo descargas. El ticket se recibe en formato jpg o pdf, como una imagen, y en un segundo paso, si quieres, te descargas la aplicación y ya nosotros te lo gestionamos en la nube.  

¿Qué os está aportando vuestro paso por La Farola?

Sobre todo profesionalizar la empresa y que pase de una idea o de un proyecto a ser una empresa real y, además, un punto de vista de profesionales que están en este sector, que la verdad es que nos está ayudando mucho y nos están dando otro enfoque, estamos viendo cosas que no habíamos tenido en cuenta en un primer momento.

¿Con qué os quedáis de Andalucía Open Future?

Un poco con todo. Los mentores son fantásticos, los directores también… El espacio de trabajo de crowdworking porque ya estamos trabajando con empresas que hemos conocido aquí. Está siendo muy positivo. Para gente que no somos de este sector tecnológico, esa ayuda te pone un poco en el camino. Cuando yo entré aquí estaba muy perdido, tenía muchas ideas pero estaba muy perdido y poco a poco nos van poniendo en el camino, nos van ayudando y nos van dando ese enfoque que nosotros no habíamos visto o que veíamos más como usuario, y no como empresa.  

¿Cuál es el siguiente paso?

Nuestro objetivo es terminar este desarrollo, que nos va a llevar en torno a mes y medio y esperamos tener la primera beta. En cuanto lo tengamos, podemos salir a la calle, montar en comercios para hacer tests reales y empezar a vender. En Navidad sería buena fecha porque hay mucho tráfico y hay muchos tickets en regalos, pero no podemos asegurar nada aún.  

¿Quiénes sois en el equipo y qué papel tenéis?

Somos cuatro socios. Dos socios están fuera, uno en Barcelona y otro en Londres, pero se ha incorporado otra chica, así que vamos creciendo poco a poco. Tenemos a un socio inversor, dos socios tecnológicos y técnicos y yo, que soy el CEO e intento ponerlo todo en orden y ser un punto en común en la comunicación.  

Pronto entran las nuevas startups en los tres espacios de Andalucía Open Future. ¿Qué les dirías a las empresas que optan a entrar?

Que no se lo piensen, que cualquier persona que tenga un proyecto y que de verdad crea en él, creo que no hay mejor sitio que este en el que estar por todo lo que hemos dicho: los profesionales, por el ambiente, por el sitio de trabajo y porque creo que, sinceramente, sobre todo para gente que no tenemos experiencia previa es el mejor sitio, sin duda.  

¿Cómo os veis cuando finalice vuestro periodo de aceleración?

Nosotros somos ambiciosos en ese sentido y creemos que podemos hacer algo grande y bonito. Es un producto ecológico, y creemos que por ahí también puede tener éxito. Nos ilusiona el poder hacer algo y que perdure, queremos cambiar las formas y eliminar el papel. Nos gustaría estar los ocho meses y después empezar a trabajar y que se nos conozca a nivel nacional y sea una marca reconocida. Esto no tiene término medio, o copamos el mercado y nos vamos a nivel nacional, mínimo, y la gente empieza a conocer TiCloud de verdad y a ver los beneficios que tiene tanto para la empresa y para el usuario como para el planeta o si no, será difícil. Nosotros tenemos la ambición de llegar a todo el mercado y que nos conozcan y que pronto veáis nuestro logo y nuestra marca por ahí.  

¿Cómo llegáis a todas las empresas grandes y pequeñas?

El objetivo primero es intentar ir a los grandes para que nos conozcan todos los usuarios en todo el territorio y porque, aunque es más difícil firmar con un grande, si conseguimos esta firma nos metemos en el mercado y la gente nos conozca. Pero, sobre todo, queremos que nos demanden, que cuando un usuario vaya a un comercio tenga la posibilidad de decir que quiere el ticket con TiCloud. Si conseguimos eso, será el momento en el que los pequeños vendrán a nosotros. La labor comercial de llegar a todos los comercios pequeños es difícil. Nuestro objetivo en el próximo año es firmar con empresas de nivel nacional y que se empiece a conocer la necesidad que cubrimos.  
Leer más
Cumpleaños de La Farola: dos años de proyectos e innovación en Málaga
A orillas del Mediterráneo se erige imponente el edificio de la antigua tabacalera, en la costa de la capital malacitana. Numerosos organismos se alojan en él. Pero nadie presagia, viendo el aspecto de monumento histórico que tiene el inmueble, un espacio repleto de ideas e innovación, de movimiento, empuje y emprendimiento. Y es que entrar en La Farola es una terapia de choque: nos encontramos, de súbito, al subir a la primera planta, con una gran sala diáfana en la que se alojan numerosas startups aceleradas gracias al programa de Andalucía Open Future. Innovación y tecnología en una disposición de mesas y sillas ─y palés que hacen las veces de asientos─ abierta, muy moderna. ¿Quién lo iba a decir antes de entrar? La Farola, que ahora cumple dos añazos acelerando a las mejores startups de esta zona de Andalucía, no deja de sorprender. La Farola no es solo edificio, claro que no. Es solo la antesala de lo que encontramos dentro. Es la carta de presentación de numerosas ideas que pretenden hacer de Málaga un entorno más amigable, más actual, más tecnológico. Y de Málaga al mundo. Trece son las startups que encontramos a día de hoy en el centro de crowdworking de Málaga La Bella. Proyectos de distintos sectores, con diferentes inquietudes y dispares objetivos que conviven y se retroalimentan. Forman parte del ecosistema empresarial que crece y se desarrolla bajo la batuta del director del espacio, Juan Carlos Urbano, y la subdirectora, Alicia García Oliva, que orquestan desde sus mesas el buen funcionamiento del centro, que crece mes a mes en iniciativas e importancia. No por casualidad, La Farola adquiere una dimensión de centro de referencia en Málaga. Gracias a la colaboración público-privada de Telefónica, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga, impulsores del espacio, ya son 44 los proyectos que han pasado por este centro desde su inauguración el 20 de noviembre de 2015.  

La Farola, en cifras

Nuestro espacio malagueño cuenta hoy con trece mentores especialistas, y ya se han realizado más de 1.000 horas de mentorización. En todo este tiempo empleado, los emprendedores han logrado mejorar en áreas como las de Métricas de Negocio, Estrategia de Negocio, Posicionamiento SEO, Comunicación on line y off line, Marketing digital, Estrategia de venta, Área Legal o Estrategias de Inversión. ¡Un trampolín excepcional para proyectar cada negocio! La Farola es solo el principio y las empresas no paran de crecer. Prueba de ello pueden ser los casos de Fiixit y Eneso, por la innovación de sus soluciones. Fiixit sustituye escayolas por férulas de impresión en 3D; Eneso destaca por sus soluciones de Hardware y Software para discapacitados, lo que le ha llevado a su CEO a ser premiada en 2016 por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que reconoce la labor de jóvenes emprendedores en el desarrollo de proyectos con capacidad de mejorar el mundo. Otra de las startups de éxito que actualmente continúa su período de aceleración en La Farola es PadelManager, que fue premiada como mejor startup de Andalucía en el EBAN, celebrado recientemente en Málaga y por lo que recibió hasta 200.000 euros de inversión.  

Casos de éxito

Durante el acto de celebración que de este viernes 17 de noviembre, hemos podido ver a numerosas personalidades que han acudido a compartir estos buenos momentos. Entre ellos, hemos podido estar con el consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y la directora de Territorio Sur de Telefónica, María Jesús Almazor. Todos los asistentes han podido conocer los cuatro casos de éxito que hoy han presentado sus negocios. Empresas que hoy han crecido y seguirán haciéndolo gracias a la buena gestión y al aprendizaje adquirido. Es el caso de Happy Box, compañía de envíos instantáneos a domicilio que entró en La Farola prestando servicio en Málaga a pequeños clientes, y que cerrará 2017 con una facturación de más de 50.000 euros mensuales, y habiendo cerrado recientemente una ronda de financiación de 230.000 mil euros. También encontramos al equipo de Padel Manager, plataforma online que ofrece servicios de gestión deportiva a clubes de pádel, jugadores y usuarios, que ha contado cómo ha logrado conseguir hitos tan importantes como ser nombrada como mejor startup andaluza en EBAN de Málaga 2017, cerrar una ronda de financiación de 300.000 mil euros, o ser normbrada app oficial de la Federación Española de Padel. Iurban, la empresa afianzada en el sector de las Smart Cities gracias a la reutilización de las cabinas urbanas de Telefónica, está cerrando una ronda de financiación de 150.000 euros, con el 50% de coinversión pública y privada. Tal como han explicado, su solución es ya un servicio que utilizan 5.000 usuarios al día en diez ciudades diferentes. Además, una de las empresas, CloudToWay, compuesta por un equipo de siete personas, acaba de firmar su entrada a Wayra Madrid con una estimación de venta del producto en grandes cuentas de aseguradoras, industria o retail, y con unas previsiones de crecimiento de personal y facturación de millones de euros para los próximos años.
Leer más